Proyectos inmobiliarios: construir para arrendar

construccion

Los Proyectos inmobiliarios son edificios de 1 ó 2 dormitorios, que apuestan a tener entre sus arrendatarios a estudiantes de regiones, extranjeros, trabajadores y parejas jóvenes o separados que buscan estar cerca de su oficina o el estudio. Por segmentos, C2 y C3.

La ecuación de los Proyectos inmobiliarios es simple. Construyo, me quedo con el edificio y lo arriendo.

Otra alternativa: compro un edificio completo y lo destino a arriendo.

Proyectos inmobiliarios: La tendencia

La lógica de construir para arrendar de los Proyectos inmobiliarios partió fuerte en Estados Unidos y Europa hace un par de décadas.

Ramiro Figueroa, jefe de inversiones inmobiliarias de Chilena Consolidada-Zurich Chile, dice que hay tres razones para este crecimiento:

En las principales ciudades del mundo el valor del suelo es cada vez más alto; las condiciones de financiamiento son más restrictivas; y las familias se están haciendo menos numerosas y tienen mayor movilidad laboral.

Proyectos inmobiliarios El ojo de las aseguradoras

Según Jaime Sarrá los principales aportantes de los fondos para Proyectos inmobiliarios hoy son las compañías de seguros y family offices locales.

“Se trata de una categoría inmobiliaria distinta al de oficinas y retail, permite diversificar carteras”, dice también Horacio Morales, y agrega que los contratos suelen ser por períodos no muy largos, lo que hace más fácil ajustar los precios al alza”.

En Chile sólo el 15% del mercado inmobiliario es de arriendo y en los países desarrollados ya se empina por el 35%.

Proyectos inmobiliarios: Administración

Los edificios de los proyectos inmobiliarios que se levantan exclusivamente para arriendo se manejan de manera centralizada. Como una hotelería. El ideal es partir de cero.

Pensar la construcción para este objetivo. Por eso no ha despegado con más fuerza aún.

No tienen gastos comunes, se pagan directamente en el arriendo. Y ofrecen todos los servicios que puede llegar a requerir un arrendatario.

Es clave el manejo del día a día, pues los costos de operación deben mantenerse a raya, pues influyen directamente en la rentabilidad.