Qué es un reglamento interno de orden, higiene y seguridad

Como consecuencia de las modificaciones introducidas al Código del Trabajo por la ley 19.759, los edificios y condominios (regidos por la ley sobre Copropiedad) se encuentran obligados a confeccionar un reglamento interno de orden, higiene y seguridad. Así, el empleador que tenga contratados normalmente 10 o más trabajadores permanentes, tiene la obligación de confeccionar un reglamento interno de este tipo. Cabe destacar entonces que este reglamento es una obligación que le asiste a toda empresa o entidad, cualquiera sea el número de trabajadores que ocupe.

¿Puede el empleador modificar el reglamento interno de orden, higiene y seguridad?

El reglamento interno de orden, higiene y seguridad puede ser modificado por el empleador en el momento que lo estime conveniente. Lo importante es poner en conocimiento a los trabajadores acerca de las modificaciones con 30 días de anticipación a la fecha en que comenzarán a regir, entregando una copia a cada uno. Además, debe publicarse en al menos dos sitios visibles del edificio o condominio. Una vez que ha empezado a regir, dentro de los cinco días siguientes, debe remitirse copia de las modificaciones a la Dirección del Trabajo y al Servicio de Salud respectivo.

¿Qué debe contener un Reglamento Interno de Orden, Higiene y Seguridad?

El Reglamento Interno de Orden, Higiene y Seguridad debe contener, a lo menos, las siguientes menciones:
  • Las horas en que empieza y termina el trabajo y las de cada turno, si aquel se efectúa en equipos;
  • Los descansos;
  • Los diversos tipos de remuneración;
  • El lugar, día y hora de pago de las remuneraciones;
  • Las obligaciones y prohibiciones a que estén sujetos los trabajadores;
  • La designación de los cargos ejecutivos (en este caso, el Administrador y/o Comité de Administración), donde los trabajadores deban plantear sus peticiones, reclamos, consultas y sugerencias.
  • Las normas especiales relacionadas a las diversas tareas, de acuerdo con la edad y sexo de los trabajadores y a los ajustes necesarios y servicios de apoyo que permitan al trabajador con discapacidad un desempeño laboral adecuado;
  • La forma de comprobación del cumplimiento de las leyes de previsión, de servicio militar obligatorio, de cédula de identidad y, en el caso de menores, de haberse cumplido la obligación escolar;
  • Las normas e instrucciones de prevención, higiene y seguridad que deben cumplirse en el edificio y/o condominio.
  • Las sanciones que podrán aplicarse por infracción a las obligaciones que señale este reglamento, las que solo podrán consistir en amonestación verbal o escrita y multa de hasta el 25% de la remuneración diaria.
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un Comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *